¿ Porqué ?

¿Porqué? Esa es la pregunta clave que debe hacer todo consultor. El administrador y el ejecutivo tiene en mente, en cambio, las preguntas ¿cómo? y ¿cuándo?

El consultor no pretende explicarle al ejecutivo experimentado “como hacer su trabajo”. En cambio, lo puede orientar, haciendo la función de facilitador o “catalizador”, en ampliar su horizonte de opciones, al mirar en forma panorámica los problemas y visualizarlos como oportunidades de cambio.

Al toparse con un problema en la gestión, el ejecutivo lo visualiza, en primer lugar, como “el obstaculo a vencer”. La función del Consultor en cambio, es complementar la solución inmediata del problema, preguntando a la vez ¿Porqué? ¿Porqué estaba ese obstáculo ahí? ¿Porqué no se había previsto? ¿Porqué no había un plan de contingencia? ¿Porqué se detuvo la producción? ¿Porqué no estaban las herramientas y repuestos adecuados? ¡Porqué, porqué, porqué!

Si quieres saber porqué puedo ser de ayuda… no dudes en contactarme…

A %d blogueros les gusta esto: